Seguridad

La base de la seguridad: CASCO STEELPRO MTA-V ABS Ventilado

Casco

Realmente es considerable usar siempre la cabeza (mente) en cuanto a seguridad industrial se refiere, sin embargo, casi nunca entramos a analizar que nuestro cerebro (órgano principal protegido por la cabeza) es como una máquina semejante a una computadora, que se esta actualizando constantemente, y por ende debe recibir protección permanente. Nuestro cerebro controla nuestros impulsos a través de una red de interconexiones nerviosas, que nos conecta a distintas partes del cuerpo para cumplir todas las actividades que hacemos diariamente; aquí la médula espinal tiene un funcionamiento especial ya que actúa como nuestra extensión corporal. Por esto, es esencial que esta delicada y compleja extremidad, sea cuidada y protegida especialmente, ya que un solo golpe o contusión puede generar daños irreversibles.

Su historia:

Aproximadamente en el año 1912, el filósofo en Gestión Empresarial, Peter Drucker, recibió los créditos por desarrollar el primer casco de seguridad, con el fin de mejorar la protección de los trabajadores en obras civiles. Misión que se le asigno al estar analizando accidentes en el Instituto de los Trabajadores de Seguros para el Reino de Bohemia. Fue en el año 1919, que E.D. Bullard patentó un casco duro cocido, hecho de lona al vapor, pegamento y pintura de color negro, para proteger a los trabajadores de golpes en el cráneo. Estos cascos estuvieron inspirados en los militares M1917 “Brodie”. Finalmente, fue hasta 1931 que se construyó la represa Hoover, donde los trabajadores usaron cascos de seguridad por primera vez en una obra de construcción. Desde este entonces, y hasta el día de hoy, los profesionales en Salud y Seguridad en el trabajo, han difundido su importancia, permitiendo la evolución de este elemento de protección, teniendo cada vez mejores modelos que se caracterizan por ser cómodos y muy completos.

Actualmente en el mercado encontramos cascos de seguridad Tipo I y Tipo II, donde muchas veces por desconocimiento, pensamos que cualquiera es apto para las actividades laborales. Sin embargo, esto realmente no funciona así; por ejemplo, los cascos de Seguridad Tipo I están diseñados para reducir la fuerza de impacto de algún objeto en la parte superior de la cabeza, por lo que son muy utilizados en centros de distribución y obra civil. Mientras que los cascos de Protección Tipo II, generalmente incluyen un sistema de barbuquejo que fijan el casco a la cabeza con firmeza. Adicionalmente, estos son capaces de reducir la fuerza de impacto de algún objeto, no solo en la parte superior, sino también lateral de la cabeza. Estos son de uso frecuente en trabajos de altura, ya que por su capacidad de protección ofrecen mayor seguridad al operario.

Por otro lado, también encontramos características especiales de protección internas en dichos cascos de seguridad como los son sus diferentes clases. Por ejemplo clase C: conductor el cual no brinda protección al contacto del riesgo eléctrico; clase G: generales sometidos a pruebas hasta 2.200 V manejando la baja tensión; y clase E: eléctricos los cuales ofrecen resistencia a dicho riesgo hasta 20.000 V manejando la mediana tensión. Por lo anterior, no todos los casos son iguales, y es por eso que debemos seleccionar muy bien el tipo y la clase de nuestros cascos de seguridad, y así, evitar futuras lesiones que pueden ser fatales.

Por último, es realmente importante tener en cuenta los lineamientos básicos por los que estamos regulados. Las normas técnicas colombianas de Seguridad Industrial (NTC), numeral 1523 que corresponde a higiene y seguridad, cascos de seguridad industrial, contiene los lineamientos esenciales*(1). Cabe anotar que esta es una norma adaptada e idéntica a la norma ANSI/SEA Z-89.1: 2009. Esto evidencia la importancia que tiene adquirir cascos de seguridad que estén certificados, y que no sean imitaciones. Recordemos que es nuestra herramienta esencial (cabeza – cerebro) la que corre riesgo, y que de sufrir un golpe, puede repercutir en todos nuestros demás órganos, y facultades corporales. Adicional, debemos estar seguros de usar el casco correcto, y de no estarlo, acercarnos a un experto Steelpro para que nos indique según la evaluación de riesgos de nuestra área de trabajo, cuál es el indicado.

Para reconocer un casco Steelpro Mountain Tipo II, Clase E, puedes ver el siguiente vídeo: Compra original, compra Steelpro

Ficha técnica PDF: Steelpro Montain Tipo II.

Fuente: www.steelprocolombia.com

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *